¿Los servicios de EVA son solo para personas con alguna deficiencia visual?


EVA, el Entrenador de la Visión Automatizado realiza entrenamientos visuales para la mejora de la función visual, por lo que sirve para cualquier persona que quiera mejorar sus habilidades visuales para una mayor eficiencia, tanto para una lectura más eficiente como para un mejor desempeño de actividades deportivas o de ocio. 

El 50% de la población sufre alguna deficiencia en su sistema visual que, en el 10% de la población, resulta limitante en su desarrollo personal y profesional. Sin embargo, a menudo, quien sufre la limitación no es consciente de ello.

La ventaja de EVA es que por su proximidad (en la óptica del barrio), la rapidez de su servicio (5 minutos), la exhaustividad de sus análisis (todos los parámetros optométricos, más de 75) y su bajo precio del servicio, facilita que toda la población pueda comprobar el estado de su función visual, disponer de un diagnóstico y, en su caso, recibir el entrenamiento visual apropiado.

Lo recomendable es hacer una exploración periódica (según la edad, cada año o cada dos o más años) con independencia de que se reconozcan o no síntomas de una posible deficiencia visual.

Sugerencias y base de conocimientos